Estoy segura de que cualquiera que lea este artículo tendrá en su entorno alguien que se haya apuntado a la moda Gluten Free. Y es que son numerosas las personas que han decidido eliminar el gluten de sus dietas como si de un tóxico se tratara. ¿Es esto adecuado? Pues lo cierto es que es una decisión que no deberíamos tomar a la ligera y sin consultar a un especialista.

Investigando el tema hay muchas dudas que surgen y que voy a detallar para que cada uno pueda crearse su propia opinión. Desde luego, el tema puede llevar a confusión.

Para empezar, creo que debemos tener claro lo que es la Enfermedad Celiaca (EC), su sintomatología y sus consecuencias.

Según define FACE (Federación de Asociación de Celiacos de España): “La enfermedad celíaca (EC) es un intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena que se presenta en individuos genéticamente predispuestos, caracterizada por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes. Los síntomas más frecuentes son: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza), dolores abdominales, meteorismo, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento. Sin embargo, tanto en el niños como en el adulto, los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando el diagnóstico” http://www.celiacos.org/

Aproximadamente un 1% de la población sufre EC, aunque los especialistas consideran que un 75% está aún sin diagnosticar. Este diagnóstico es importantísimo puesto que las consecuencias para la salud de enfermos no diagnosticados que sigan consumiendo gluten pueden ser bastante graves.

Más información: http://www.worldgastroenterology.org/assets/downloads/es/pdf/guidelines/enfermedad_celiaca.pdf

Dentro de este marco de información rigurosa y contrastada, aparece de repente la moda del Gluten Free, un nuevo estilo de vida “guay”, donde el consumo de algunos cereales, que no debemos olvidar han servido como base de nuestra alimentación durante siglos, es demonizado y repudiado dentro de lo que se pretende convertir en una supuesta “alimentación sana”.

En gran medida, algunas celebrities han contribuído de manera activa a este boom anti gluten. El pionero fue el tenista Novak Djokovic, que escribió un libro llamado “Servido para Ganar“, donde relataba cómo había mejorado su vida y su rendimiento deportivo al comenzar una dieta libre de gluten. Aclarar, que en este caso, el tenista es celiaco diagnosticado.

A partir de aquí, algunas actrices como Gwyneth Paltrow o cantantes como Miley Cyrus se han declarado fieles seguidoras de la nueva “religión Gluten Free”, te aseguran un vientre plano, una piel luminosa y algunos kilos menos. Resultado de esto, en EEUU aproximadamente el 30% de la población intenta consumir alimentos sin gluten habitualmente, una cifra elevadísima para el 1% de prevalencia de la enfermedad que nombramos antes.

Y es en esta parte de la película donde aparece un nuevo actor: la sensibilidad al gluten. Según recientes estudios un 6% de la población sufre este trastorno. Las personas que lo sufren no son celiacos ni alérgicos al gluten, pero sí que mejoran su sintomatología eliminando el gluten de su alimentación. Los síntomas son, dolor persistente en la zona abdominal, diarreas frecuentes, eccemas o erupciones en la piel, dolor de cabeza, fatiga y confusión, estreñimiento, náuseas y vómitos, anemia, adormecimiento o dolor de las extremidades, hinchazón abdominal.

Es entonces cuando, llegados a este punto, nos preguntamos, ¿entonces está justificado que algunas personas eliminen el gluten de su alimentación?

Y mi respuesta es, sin una prescripción médica después de realizar las pertinentes pruebas diagnósticas, NO.

No sólo, no hay ninguna evidencia científica que concluya que una dieta exenta de gluten sea más saludable que otra con gluten, sino que las propias asociaciones de celiacos recomiendan que no se haga una autoeliminación del gluten sin una prescripción médica, puesto que esto podría dificultar el diagnóstico de la enfermedad, algo que conllevaría graves consecuencias para el paciente.

Concluyendo, si sientes molestias abdominales frecuentes, lo más sensato es que acudas a un especialista digesivo que pueda analizar tu caso en profundidad y averiguar el porqué de esa sintomatología. Pueden ser causas muy diversas las que te estén provocando ese malestar y ya nos ha quedado claro que, un autodiagnóstico y un autotratamiento no es la mejor elección. Dejemos las modas de lado, tomemos el tema con la seriedad que merece y evitemos males mayores.